viernes, 20 de julio de 2018

Cleruquía



 Vuelvo al blog para anunciar que ese bípedo que dice ser mi amo... ¡ha publicado una nueva obra!

 En este caso,  y sin que sirva de precedente, con el añadido de un simpático mapa. Pues lo considera necesario (y bonito) para situar su loco argumento. Arriba lo tienen en exclusiva, obra del ilustrador Rojocuarzo..

 Sobre la obra, poco puedo decir para no dejarla mal. Es otra incursión en la ciencia ficción clásica, con toques sociales y la habitual mala leche de su autor, que algunos llaman humor. Una trama de gente a la deriva en un peculiar ambiente. Tengo que reconocer que algunos personajes son divertidos, pero quizá me dejo llevar por el cariño hacia mi bípedo.

En realidad, y perdonen mi maldad, no es una nueva obra. Pues ya fue publicada por la editorial Espiral, del bueno de Juan José Aroz, hace ya años. Pero ahora me parece un poco más pulida y se presenta en versión digital, aparte de en papel. 

La pueden encontrar AQUI, a un precio despreciable.

Si la leen, es bajo su propia responsabilidad, aviso.




miércoles, 11 de abril de 2018

Un incendio que da para mucho



 El que dice llamarse mi amo tiene sus manías, en su caso históricas, como otros humanos las tienen con objetos y lugares, de los cuales no paran de dar la tabarra y que solo la continua experiencia de caras aburridas les va frenando, con el paso de los años, de seguir siendo unos pesados.

 Una de las manías de mi humano es la época neroniana, de la cual se pone a leer todo lo que sale, sin prejuicios, por puro gusto. En este caso, es el "Arde Roma" de Stephen Dando-Collins. Un escritor peculiar, sin formación académica, que tanto escribe sobre las legiones romanas como la historia infantil de un perro en la guerra de Afganistán (canes, ¡ag!). No se corta con nada.

 Su prosa divulgativa tiene ritmo, explica bien los ambientes y la situación política de los años finales de Nerón, a partir de la muerte de su madre. El famoso incendio y la portada no es más que el truco publicitario para hablar de esos años, ya que el fuego se limita a un solo capítulo del libro. Pero no te sientes engañado, porque desde el principio todo fluye con un agradable tono de documental y el incendio no deja de ser un tema que determina los años finales del emperador, que son contados con detalle. Además, es conocedor de los últimos ensayos sobre el emperador, pues reniega de la leyenda del loco cruel tocando la lira basada en Tácito y Dión Casio (y algo menos en Suetonio), que ya está totalmente desacreditada.

Desde luego, Nerón no era un santo, pero tampoco un citarista sádico y paranoico. Era culto, buen poeta, que hasta Tácito lo reconoce, muy tolerante con las críticas y las sátiras de su gobierno, hasta se reía de la originalidad de algunas, y solo mandó ejecutar a conspiradores demostrados. Solo se pueden achacar a su deseo los asesinatos de Británico (su único rival al trono) y el de su madre (con un carácter psicótico que él conocía mejor que nadie). Sin embargo, su liberal y megalómana forma de vida, el desprecio al Senado y su búsqueda continua del cariño plebeyo eran demasiado para la conservadora élite política de Roma. Por otra parte, los "virtuosos" enemigos del emperador y sus conjuras también son despellejados en sus defectos: Pisón es un vanidoso cobarde y Trásea un pedante insoportable que parece buscar la condena. Séneca no se salva tampoco, por hipócrita y manipulador.

Pero Dando-Collins patina cuando se las intenta dar de historiador original. Se nota su falta de método académico. La Historia no es, simplemente, suponer cosas. Defiende que los cristianos no fueron acusados del incendio, sino que realmente fueron los seguidores de Isis y que las fuentes están cambiadas por cristianos posteriores para darse el ¿mérito de ser acusados? Se basa en que hacia poco Nerón había abandonado ese culto después de tontear con él, que era un culto muy despreciado (aquí se equivoca) y que los acusados fueron ejecutados con métodos que parecen burlarse de los seguidores de Isis: antorchas humanas nocturnas, como la luz divina en la oscuridad, y devorados por perros, su animal sagrado. Por esa regla, supongo que los acusados también podían haber sido los seguidores de las barbacoas nocturnas y los amantes de la caza con setter inglés. Menuda rayada mental.

Pero quitando esos momentos de alucine teórico, la obra es un buen ejemplo de divulgación histórica. Un estupendo retrato de una época loca y exagerada. Solo falta un capítulo sobre los gatos romanos.




martes, 6 de febrero de 2018

Cuando terminas




 El tipo humano que se hace llamar mi amo ha terminado otra de sus novelas. A unos les da por matar el tiempo jugando con la tablet o el móvil, a otros les gusta ver series, que está de moda y parece más cultureta, y luego están los que leen, escriben cosas y pierden el tiempo miserablemente. 

Sin embargo, hay todavía otro grupo de gente, marginal, en declive, pero orgullosa, que son los que hacen todo lo dicho arriba mientras toman un café con cruasán en una terraza. Son los héroes de mi amo. 
Como ven, no es que persiga modelos de virtud. Pero nunca consigue imitarlos, siempre que se sienta en una terraza se acaba manchando de migas, café o tirando algo al suelo. Es desesperante. Así que, vuelve a casa y acaba espatarrado en el sofá, conmigo encima, tecleando en su portátil mientras esquiva mi cabeza curiosa y soporta mis mordiscos en sus muñecas. De esta manera patética, suspirando por la vida bohemia de las terrazas de los cafés, ha terminado otra de sus absurdas novelas. Porque es de los malvados que piensa que siempre es mejor una página mala que una en blanco.  

Queda ahora ese paso tan desconocido para el lector de ponerla en circulación. Como ya saben, mi amo adora los nuevos tiempos de difusión personal, sin intermediarios, sin plazos, sin exigencias, y defiende el estilo amazon de publicar lo que te venga en gana, al precio que te dé la gana y que la gente pase de ti o te escoja (en su caso, suele ser lo primero). Es un puñetero liberal de la tinta electrónica e impresa. Aunque, políticamente, sea mi vasallo y me haya jurado obediencia sin saberlo.

 Por supuesto, mi amo no niega que ser seleccionado y publicado por una editorial tiene el glamour de lo clásico y del orgullo satisfecho, pero si no es de las empresas que tiene una gran red de distribución, la difusión de la obra es incluso menor que si lo haces al estilo amazon. 

 Así que temo que en poco tiempo vuelva a torturarlos con alguna publicación nueva, de fácil descarga, imposible de evitar para los incautos. O quizá tarde meses en hacerlo y la guarde un tiempo en su memoria virtual, mientras se pone a otras cosas, porque lo bueno de ir a tu ritmo es que no hay prisas nunca.

De eso los gatos sabemos mucho.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Momentos Estelares




  En estas fechas, que los bípedos consideran alegres, pese al mal tiempo y el frío que me congela las garras, anda mi amo leyendo otro de esos libros raros y anticuados que tanto le deleitan los tiempos muertos. En este caso, los "Momentos Estelares de la Humanidad" de un tal Zweig. 

 Es propio de la especie de mi amo considerarse superior a todas por designio divino o lógica científica, según sea la moda de cada época. Así como pensar que sus grandes momentos, tan numerosos como subjetivos, son de una magnitud cósmica. Se nota que no miran mucho el cielo nocturno y meditan sobre su tamaño, pero no les voy a quitar la ilusión de protagonismo universal si tanto gusto les provoca. Un gato soporta su papel en el devenir de las cosas, pero un humano caería en la depresión absoluta si supiera su escasa importancia, más allá de servirnos y limpiar nuestra caja de arena.

  Esta lista de 14 momentos estelares, como cualquier lista de cosas realmente intrascendentes, no tiene mucho sentido. Es pura subjetividad del autor. En este caso, un conocido escritor de la primera mitad del siglo XX, que en la última década ha tenido cierto resurgir de su obra, pues su estilo claro y la temática de su obra resultan modernos hoy en día. Sin embargo, Zweig fue un escritor que acabó suicidándose en pleno carnaval brasileño, así que me imagino que su obra no es, precisamente, un ejemplo de alegría existencial. Desde luego, se sentía uno de los últimos humanistas europeos y, en sus tiempos de triunfo nazi y stalinismo en apogeo, era lógico su pesimismo sobre el futuro de la cultura y la libertad de pensamiento. Como para suicidarse si te va el dramatismo. Yo, desde mi punto de vista felino, le considero un tremendista, por pensar que los frívolos humanos se tomarían más en serio el mal camino que el bueno. El que es un veleta lo es siempre.

 Su lista es interesante, con momentos, en mi opinión, bien escogidos y de amplia aceptación, como la caída de Constantinopla, y otros, los mejores, son de su única y egoísta elección, sin importar nada su escaso valor histórico; como la creación del Mesías de Händel (debía gustarle mucho) o cuando Dostoievski se salvó de ser fusilado, porque parece que era su escritor favorito. Por no hablar del episodio intrascendente de Goethe. Pero bueno, es su lista de momentos estelares y si no les gusta, hagan la suya. 

Por otra parte, es una obra muy recomendable si son humanos deprimidos en estas fechas navideñas. Te da la sensación de sentirte parte de una especie escogida y heroica, protagonista de grandes momentos.  
 No soy tan malo para quitarles la ilusión.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Tomando un café




Como todos sabemos, los seres humanos tienen alma de rebaño. Para un gato tal característica es una prueba más de su atraso evolutivo y su carencia de inteligencia real. No nos sorprenden, por tanto, sucesos como el que acaba de suceder al tipo ese de gafas, que dice ser mi amo.

 Mi supuesto amo es un adicto a ese brebaje vegetal y sospechosamente oscuro, el café, le llaman, que estimula a la mayoría de humanos, pero al mío ni siquiera le levanta una ceja de tan acostumbrado que tiene el cuerpo.

 Así que se encontraba en una terraza de su pueblo, mientras tomaba su café de mediodía, el primero de la larga saga diaria. Ya ha empezado a llover por estas tierras en plan diluviano, pero siguen las terrazas en la calle, al amparo de toldos, mientras la temperatura todavía aguante y el otoño se haga el discreto. 

Dos mujeres con carritos de la compra discutían en la mesa de al lado sobre lo impresentable que es Pedro Sánchez por decir que Galicia es una mierda, donde solo llueve y abunda la droga. Pues había llegado a sus móviles un enlace con tales declaraciones.

 El tipo que dice ser mi amo se percató, al momento, de que estaban comentando una noticia de El Mundo Today de hace meses como si fuera cierta. Como es un pedante,  no pudo contenerse y metió baza en su conversación, diciendo que esa noticia era de una web de humor, un chiste nada más, que la miren y se darán cuenta.

 Como era de prever, le respondieron con miradas de furias desatadas, clamando que de noticia coñera nada de nada, rapaz, que vas de listo con gafas, que la noticia la enlazaba un sitio tan de fiar como El Economista.

Mi supuesto amo se calló y siguió leyendo el periódico... total, para qué molestarse con la postverdad, que luego te miran raro en el pueblo. 


jueves, 21 de septiembre de 2017

El hombre que salvó el mundo


A veces, temo que a los gatos no nos basten las siete vidas que la naturaleza nos ha otorgado por ser tan bellos. Porque este mundo dominado por humanos no se ha destruido hasta ahora por una cadena de milagros y buena suerte. Uno de los eslabones de esa cadena maravillosa es Stanislav Petrov, oficial del ejército rojo de la ex-Unión Soviética.

Me acabo de enterar que Petrov murió en mayo, en su domicilio a las afueras de Moscú, pero que no se ha sabido hasta ahora, cuando un cineasta alemán, que había hecho un documental sobre su vida, quiso felicitarlo por su cumpleaños y su hijo le comentó que había muerto. Un último ejemplo de su personalidad, alejada de cualquier foco y amante de la intimidad. 

 La Historia, esa vanidad tan humana de recordarse, nos dice que Petrov, en septiembre de 1983, tenía 44 años y era teniente coronel del ejército del Aire. Estaba destinado en el Centro de mando de Inteligencia, en Moscú, y ejercía de oficial de guardia en la sala de radares que escudriñaban todo el espacio aéreo en busca de amenazas. 

Ese día de septiembre, saltaron las alarmas. El radar anunció que los americanos habían lanzado un misil contra la Unión Soviética. Nada menos. En 20 minutos caería sobre ellos. Petrov debía de informar de inmediato al Kremlin y tal aviso, aparte de un ataque de nervios del politburó, hubiera podido provocar el lanzamiento de un contraataque 15 minutos después. El resultado sería la guerra total y un montón de champiñones nucleares brotando por el planeta.

Pero Petrov pensó que un solo misil debía ser un error. Los americanos no lanzarían solo uno; sabía que lo normal es que, si fuera un ataque de verdad, se lanzaran cientos de misiles. No se gana una guerra nuclear con un pepino solo (aunque hoy un gordito coreano lo sigue pensando).

Para aumentar los nervios en la sala, el radar anunció de repente que otros cuatro misiles habían sido lanzados contra la Unión Soviética. "Siguen siendo pocos", pensó Petrov, sin perder el aplomo. Debía ser un error del sistema. 

Eran tiempos convulsos. Reagan andaba llamando "imperio del mal" a la Unión Soviética, el líder del Kremlin, Andropov, pensaba que los vaqueros americanos querían guerra, y hacía poco un avión de pasajeros surcoreano había sido derribado por cazas soviéticos por equivocación, matando a casi 300 personas. Malos tiempos para el flower power. 

 No nos podemos imaginar la tensión en la sala de radares. Todos mirando a Petrov como si fuera el profeta del destino. Una llamada suya a los de arriba y se desataría un proceso que podría acabar con el mundo en un santiamén. Pero en fin, pensó Petrov, basta con esperar unos minutos. Si no se desintegra la sala de radares, seguramente es un error. 
 Y no se desintegró nada. "Eso fue un alivio", comentó Petrov, en su laconismo habitual.

La verdad es que los satélites soviéticos habían confundido los rayos de sol reflejados en las nubes con motores de misiles.  La humanidad pudo haberse matado por culpa de una miopía electrónica.

 El tranquilo y taciturno Petrov no recibió ningún reconocimiento. Al contrario, fue reprendido por no haber seguido el procedimiento. La vergüenza de los humanos con mando siempre necesita de un culpable.
Se retiro un año después. Vivió en un piso modesto de Moscú, a su aire, fumando pitillos y alejado del mundo, hasta su muerte esta primavera.

No se supo nada de su acción hasta que su superior lo publicó en sus memorias quince años más tarde, cuando ya eran otros tiempos. 

 Desde entonces, recibió varios premios y fue homenajeado por la ONU. Pero Petrov, fiel a su estilo, dijo que solo había sido "un episodio de mi trabajo. Fue difícil, pero reaccioné bien. Ya está."

Hay gente que se pasa la vida haciendo cosas para salvar el mundo. A Petrov le bastaron 15 minutos sin hacer nada. Cosas de los humanos.




lunes, 12 de junio de 2017

Podría hacer pis aquí...


   Pues sí, ya era hora que, abandonando mi pereza mayestática, comentara esta obra maestra de aspecto naif e intrascendente, casi infantil, pero dotada de una sátira sutil, refinada y dulcemente maliciosa, que nos recuerda a los clásicos como Horacio y Marcial... aunque con gusto felino.  

 Su autor, Francesco Marciuliano, que dice haber tardado 30 años en deletrear su apellido italiano, es un conocido escritor norteamericano de tiras de comics,  amante de gatos y perros (sí, los hay tan esquizofrénicos) y dotado de una aguda vena humorística, aparte de un sabio conocimiento de la mentalidad gatuna, al alcance de pocos humanos.

 Poemas sobre gatos o en su merecido honor han escrito grandes poetas, como Neruda: "No hay unidad como él, no tiene la luna ni la flor tal contextura", o Baudelaire: "Amigos de la ciencia y la voluptuosidad, buscan el silencio y el horror de las tinieblas", pero poemas escritos por gatos no existen, por desgracia y más que probable complot de la envidia humana, hasta que apareció este pequeño y exquisito libro. No se asusten por su tamaño, pues contiene una gran filosofía, el pensamiento condensado de una especie perfecta. 

Si eres gato, leerlo es redundante, porque ya sabes lo que los gatos pensamos de la Navidad, los espejos, los veterinarios y los vídeos de gatos en internet. Si eres humano, déjate de chorradas y lee este libro para aprender el sentido de la vida, que soy yo. 
Serás más sabio.


Una pequeña perla:

Creo que puedo saltar ahí arriba
Quiero saltar ahí arriba
Sé que puedo saltar ahí arriba
Estoy saltando ahí arriba
Me he quedado a unos buenos dos metros 
de ahí arriba.
Ahora está todo por el suelo.
Y yo estoy aquí, preguntándome
por qué la gente se molesta 
en comprar porcelana,
si no dura una semana.